El Generalife de la Alhambra de Granada

El Generalife es una villa con jardín utilizada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de descanso. Se concibe como un pueblo, cerca de la Alhambra, donde se integran jardines ornamentales, huertas y edificios. Este palacio está situado en una de las laderas del llamado cerro del sol, separado del resto de la Alhambra por el barranco de la cuesta de los chinos.

Generalife dentro de la Alhambra en Granada

Se compone de tres zonas diferenciadas entre sí: los jardines bajos, el palacio del Generalife y los jardines altos. Caminando desde la Alhambra hacia el Generalife, accederemos a este a través de los jardines bajos.

En el año 1921 el estado español consigue recuperar el Generalife de su antiguo dueño y posteriormente se decide crear un amplio espacio ajardinado para unir este con el resto de la Alhambra. Dicho jardín se divide en tres tramos que se construyeron en tres períodos diferentes: en 1931 se añade un jardín laberíntico rodeado de cipreses y rosaledas; en 1951 se prolonga con una interpretación de jardín musulmán con una acequia en crucero y calles de cipreses rodeándolo; por último, en 1952 se completa con un anfiteatro al aire libre, creado especialmente para el festival de danza internacional de Granada.

Una vez pasamos por estos agradables espacios, accedemos al palacio del Generalife. Entramos por el patio del apeadero que comunica, a través de unas escaleras, con el patio de la acequia. La acequia esta flanqueada por dos filas de surtidores de agua añadidos en el siglo XIX y un mirador a lo largo de  uno de sus lados, añadido en época cristiana.

Si seguimos el recorrido, llegamos al patio del ciprés de la sultana, construido a finales del siglo XIII. De este patio se cuenta una leyenda muy conocida en Granada, según la cual un caballero abencerraje, pariente del sultán, entraba en el patio trepando por el ciprés para verse con la esposa de Boabdil.

Después de un pequeño tramo de escaleras, llegamos a los jardines altos, los cuales están distribuidos en terrazas a distintas alturas y destacan por su gran belleza. En este lugar se encuentra la escalera del agua por la que corren dos canales de agua donde deberían encontrarse los pasa manos, creando una sinfonía hidráulica placentera y relajante. Todo ellos cubierto por una bóveda de vegetación que crece a sus lados.

Generalife dentro de la Alhambra en Granada

Con un descanso circular y una fuente en cada tramo de escalera este remanso de paz y tranquilidad también se utilizaba para realizar abluciones rituales previas a la oración en la mezquita con la que conecta en su final.

Hoy día, en lo alto de la escalera del agua se encuentra un romántico mirador construido en 1836. De estilo neogótico en lugar de neoárabe, en contraste con el resto de la Alhambra, consiste en una bonita bóveda vegetal de adelfas entrelazadas en una estructura metálica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres más información?