fbpx

El Generalife de la Alhambra de Granada

El Generalife de la Alhambra

 

El Generalife fue una villa con jardines ornamentales, huertas y edificios, construida a finales del siglo XIII utilizada por los reyes nazaríes de Granada como residencia de verano y lugar de descanso. De ahí su nombre, Generalife, cuya traducción quiere decir «el más excelso jardín». ¡Un auténtico espectáculo para los sentidos!

 

Este idílico lugar se compone de tres zonas: los jardines bajos, el palacio del Generalife y los jardines  situados en la parte alta.

Generalife dentro de la Alhambra en Granada

Por caprichos del destino, durante muchos años el Generalife fue propiedad de una familia italiana, que habitaba en Génova. Una historia poco conocida, que se mantuvo durante siglos pero, el Fiscal del Patrimonio Privado del rey Fernando VII inició acciones legales ante los tribunales y en el año 1921, el estado español consigue recuperar el Generalife.

 

Se decide, entonces, crear un espacio ajardinado de gran magnitud con el fin de unir este con el resto de la Alhambra. Este nuevo jardín queda dividido en tres espacios que se construyeron en tres períodos diferentes: en 1931 se añade un jardín laberíntico de cipreses y rosaledas; en el 51 se prolonga con una reinterpretación de jardín musulmán incluyendo una acequia en crucero y galerías de cipreses rodeándolo; por último, en 1952 se corona el jardín con un anfiteatro al aire libre, creado para el festival de danza internacional de Granada, aunque en la actualidad es escenario de lujo de multitud de conciertos y espectáculos.

Generalife dentro de la Alhambra en Granada

Visita Generalife Granada

 

Tras recorrer estos pintorescos espacios, accedemos al palacio del Generalife. Primeramente, entramos por el patio del apeadero que comunica a través de unas escaleras, con el patio de la acequia. La acequia esta flanqueada por dos filas de surtidores de agua añadidos en el siglo XIX y un mirador a lo largo de  uno de sus lados, añadido en época cristiana.

 

Si seguimos nuestro generalife tour, nos encontramos el bello patio del ciprés de la sultana, donde según cuenta la leyenda, un caballero abencerraje, pariente del sultán, entraba trepando a través del magnífico árbol para verse con la esposa de Boabdil.

 

Después de un pequeño tramo de escaleras, se abre ante el visitante una nueva vista al llegar a los jardines altos, distribuidos en terrazas a distintas alturas que destacan por su gran belleza. En este punto del recorrido encontramos la escalera del agua , recorrida por dos canales de agua, creándose  una melodía hidráulica placentera y relajante sin parangón. Todo ello, cubierto por una bóveda de floral que crece a sus lados.

 

Jardines Generalife Granada

 

Esta zona de escalera cuenta con un carismático descanso en forma circular y una fuente en cada tramo de escalera. Este remanso de paz y tranquilidad era utilizado como lugar de realización de abluciones, ritual previo a la oración en la mezquita.

Jardines Generalife
Jardines Generalife

En la actualidad, sobre esta escalera del agua puedes descubrir un romántico mirador construido en 1836, de estilo neogótico en lugar de neoárabe, en contraste con el resto de la Alhambra, que destaca por una preciosa bóveda vegetal de adelfas entrelazadas en una estructura metálica.

 

 

Jardines Generalife y Alcazaba Granada

 

Generalife y Alcazaba Granada son dos de los reclamos turísticos más apreciados por aquellos que llegan a la ciudad queriendo descubrir la historia y el embrujo de la Alhambra, uno por su encanto natural y ser oasis entre tanta riqueza arquitectónica, y la otra por su histórico papel como elemento clave defensivo de la fortificación.

 

Tras habernos detenido en los jardines del Generalife, hacemos ahora lo propio con la Alcazaba, que es junto con las Torres Bermejas, el punto más antiguo de la Alhambra. Si consultamos fuentes históricas, la primera vez que tenemos constancia de la existencia de esta construcción defensiva es en el siglo IX y todo apunta a que su autoría procede de Sawwar ben Hamdun, que mandó construirla durante la lucha entre árabes y muladíes.

 

Sin embargo, el conjunto tal y como lo conocemos actualmente responde a las modificaciones llevadas a cabo por Mohamed I, quien amuralló el anterior castillo, levantó defensas y construyó tres nuevas torres (la Quebrada, la del Homenaje y la de la Vela), convirtiendo así a la Alcazaba en una auténtica fortaleza. Este potente entorno de seguridad, propició  que el monarca estableciera allí la residencia real, función que conservó en el reinado de su hijo Mohamed II hasta que los palacios finalizaron su construcción. A partir de  aquel entonces, la Alcazaba quedaría como fortaleza de carácter puramente militar.

Arcos del Generalife
Arcos del Generalife

Sin duda, una zona de la Alhambra para recorrer e imaginar aquella época en la que otra civilización poblaba la ciudad de Granada para dar paso a un nuevo devenir de los tiempos, que siempre conservarían cierta esencia de sus predecesores.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres más información?