fbpx

Vida de «Boabdil el chico», Muhammad XI

Boabdil nació en la Alhambra de Granada en 1459 y se dice que falleció en Fez, Marruecos en 1533, aunque no se sabe con seguridad si esto es cierto o no. Fue el último sultán del Reino Nazarí de Granada.

Repudiado por su padre, Muley Hacén, tuvo que huir con ayuda de su madre, Aixa, descolgándose por una ventana de la torre de Comares. En 1483, luchando junto a su suegro, Aliatar, por la ciudad de Lucena es capturado por Diego Fernández de Córdoba. En ese mismo año es puesto en libertad con el Tratado de Córdoba y se compromete a luchar contra su padre a favor de los Reyes Católicos. Boabdil debía dejar paso seguro a las tropas del rey Fernando de Aragón y mantenerlas a través de los territorios que él gobernase.

En 1484 al-Zagal, hermano de Muley Hacén,  se hace con el trono de Granada y urde un plan para asesinar a Boabdil, el cual estaba avisado de ello y consigue huir a Loja, donde los Reyes Católicos le ofrecen su protección.

En 1486 Boabdil entra en secreto en el barrio del Albaicín, reúne a los que le son fieles, incluyendo en su bando a Gonzalo Fernández de Córdoba, apodado posteriormente El Gran Capitán, y se enfrentan en una sangrienta batalla a las tropas de su tío. Posteriormente, debido al fracaso de al-Zagal ante los cristianos en Vélez-Málaga, Boabdil ocupó la Alhambra y se convirtió en el único señor de Granada. Sin embargo, los castellanos aprovecharon la debilidad de los musulmanes para avanzar hacia el Reino Nazarí, conquistando Málaga y Marbella en el año 1487, Almería y Guadix en el 1489, y Baza un año después en el 1490.

En 1491, los cristianos sitiaron Granada y bloquearon su tráfico por el Genil, uno de los ríos de la ciudad, construyendo la Fortaleza de Santa Fe. Hasta que el día 25 de abril de 1491 Boabdil no tuvo más opción que firmar el acuerdo de rendición en Santa Fe y la ciudad fue entregada a los Reyes Católicos el día 2 de enero de 1492. Inicialmente confinado a Las Alpujarras, fue presionado por Hernando de Zafra a abandonar este lugar y se trasladó a Fez en 1493. Otra de las hipótesis sobre su muerte dice que luchó contra los Xarifes en la batalla de Vado de Bacuna en el año 1533, falleciendo en esta batalla.

La famosa leyenda de Boabdil

alhambra-boabdil-granada

El día 2 de Enero de 1492 se produce la entrega de las llaves de Granada por parte de Boabdil a los Reyes Católicos. El último emir de Al-andalus se dirigía, acompañado de su familia y una pequeña escolta, hacia una zona de la Alpujarra granadina que los monarcas habían acordado cederle, pero antes de ir hasta allí, tuvo que presentar respetos ante el Rey Fernando y realizar la entrega de llaves.

Una vez hecho, se cuenta que Boabdil no quiso mirar hacia atrás en ningún momento, pues sabía que si lo hacía, vería las banderas cristianas en su amada Alhambra, sin embargo, cuando se encontraba aproximadamente a 12 kilómetros de distancia se detuvo sobre la última colina desde la cuál se podía ver la ciudad palatina y afirmó apesadumbrado: “Hasta siempre patria de mi alma. Hágase pues, la voluntad de Alá.”

Tras estas palabras, su madre Aixa, lo miró y le contesto: “Llora como mujer, lo que no supiste defender como hombre.”

Todo esto tuvo lugar en un barrio del pueblo, llamado hoy en día, Villa de Otura. El barrio se llama actualmente “El Suspiro del Moro” debido a esta leyenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres más información?