Historia de la Alhambra de Granada para un tour por Granada

Historia de la Alhambra de Granada para un tour por Granada

La Alhambra de Granada es uno de los monumentos más visitados de España con alrededor de 3 millones de visitas anuales. Esta ciudad palatina, situada en la colina conocida por los árabes como al-Sabika, es la única construcción de este estilo arquitectónico que se conserva en toda Europa.

Su construcción data del año 1238, cuando Ibn al-Ahmar, fundador de la dinastía Nazarí, arrebata Granada a los ziríes que resistían su embate en la misma colina donde hoy se encuentra la Alhambra, y traza los cimientos del recinto.

El complejo del monumento se puede dividir en tres partes bien diferenciadas: la Alcazaba, los Palacios Nazaríes y el Generalife.

Generalife
Generalife

La Alcazaba era la parte defensiva de la ciudad, una gran fortaleza repleta de magníficas torres que, aunque antaño conferían a la Alhambra una defensa inexpugnable, hoy en día permiten al visitante disfrutar de las espléndidas vistas de Granada junto con sus emblemáticos barrios del Albaicín y el Sacromonte.

La historia de la Alcazaba parece comenzar antes que la de la misma Alhambra, pues en versos del poeta Al-Abli del año 860, se hace referencia a un complejo defensivo en el mismo lugar que hoy ocupa esta. En antiguos documentos de los historiadores musulmanes del año 889, esta fortaleza recibe el nombre de Qalá Hamrá, cuya traducción sería Castillo rojo.

Alcazaba Granada
Alcazaba Granada

Los Palacios Nazaríes son, en conjunto, la parte más llamativa de la Alhambra. Su magnífica arquitectura, aunque dañada y modificada por el paso del tiempo y los cambios culturales vividos en la época, nos permite revivir y apreciar la calidad artística de los artesanos que trabajaron en ella.

Uno de los primeros palacios de la Alhambra lo mandó construir el quinto rey de la dinastía Nazarí, Abu al-Walid Isma’il. Desgraciadamente, de él lo único que se conserva es el Mexuar,  pues Yusuf I lo destruyó casi por completo para construir el Palacio de Comares, junto a los baños y al espectacular patio que lo acompañan. Esta obra se terminó durante el reinado de Muhammad V, que además mandó construir el Palacio de los Leones.

El Palacio de los Leones, especialmente su patio rodeado por 124 columnas de mármol blanco de Macael y la Fuente de los Leones, que ocupa su centro, es el más conocido del conjunto palaciego a nivel internacional. Aunque ha sido modificado en varias ocasiones a lo largo de la historia, la elegancia de sus arcos, su armonía entre luces y sombras y el murmullo del agua de su fuente, han perdurado intactos hasta nuestros días.

Fuente de los leones alhambra
Fuente de los leones alhambra

El Generalife era el palacio de verano de los sultanes granadinos. La majestuosidad de sus jardines, sus paisajes y sus flores impresionaban a aquellos que lo describían en los textos e la época. Además llamaba su atención era la abundancia de agua que había en él y su uso en la arquitectura, ejemplo que podemos admirar en la “escalera del agua”.

Generalife vista arco
Generalife

La colocación estratégica de este palacio “sacrificaba” las maravillosas vistas  de Sierra Nevada, cambiándolas por una panorámica, no menos admirable, de la Alhambra que permanecía en constante vigilancia por los reyes de la época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres más información?